Un poco de espacio

El tema a tratar es complicado, para una pareja, ¿por qué? Simple, por lo regular no sabemos ser pareja, no importa si es heterosexual u homosexual, no sabemos ser pareja, intuimos que es ser pareja, pero no tenemos la más mínima idea de qué es ser esto, entonces que alguien les diga cómo pueden ser mejores y que en ese camino aprendamos que debemos hacer cosas individuales, le duele a más de uno, no por dolor, sino porque estamos acostumbrados a poseer al otro.

Por lo regular nos enseñan que soy propietario del otro, es probable que no literalmente, pero sí inconscientemente, creemos que el otro nos pertenece y por ende debe hacer lo que le digo, la idea de tener una pareja como papá, mamá o dueño/a está arraigada muy profundamente en nosotros, y por eso pedimos permiso, hacemos berrinches, dejamos de hablarle cuando me molesto, etcétera, hacemos cada cosa que en lugar de hacer que crezca la pareja, está, mengua.

Dentro de la terapia Gestalt conocemos algo que llamamos “la Oración de la Gestalt”, que fue escrita por Fritz Perls, creador de la terapia Gestalt contemporánea y reza así:

“Yo soy yo y tú eres tú

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y,

Tu no estas en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres tú y yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

y coincidimos, es hermoso.

Sino, pocas cosas tenemos que hacer juntos.

Tú eres tú y yo soy yo”

Qué belleza de oración, ojalá la entendiéramos como debería ser, porque cuando comprendemos que el otro o la otra es ella o él sin tener que pisotearla, la vida en pareja crece; si comprendiéramos que no estamos en este mundo para satisfacer a nadie y entendiéramos que nada, ni nadie, me puede hacer feliz, ni yo puedo hacer que alguien sea feliz —porque la felicidad depende de mí, y no de cosas o personas—, nos quitaríamos una gran cadena que llevamos todos los días.

Muchas de las parejas actuales se quejan de su falta de espacio para ellas mismas, por eso cuando lo tienen se destrampan, porque no saben que es tener espacio para sus gustos, sus amigos, sus aventuras, sus sueños, porque creemos que todo lo que haga debo hacerlo con mi pareja si no estamos mal, como si fuéramos dos muéganos que no se deben desprender, olvidando que somos seres únicos y por ende necesitamos hacer cosas solos, o con compañía que no tenga que ver con mi pareja.

Ahora, esto no quiere decir que dejo de amar a mi pareja, al contrario; sé que puedo regresar al nido sin problema alguno y sin esperar tener ahí un juez que me tenga que castigar por hacer cosas que a mí me agradan, que no me fiscalicen, que no me atosiguen y sobre todo que me dejen ser libres para poder volar.

Vivir en pareja es ser un equipo que coopera para llegar a una meta, pero no es un equipo de uno, sino de dos, en donde se potencializan para crecer, sin olvidar que también es necesario crecer individualmente.

Un poco de espacio es para estar juntos, pero no revueltos; es aprender a convivir sin querer imponerme en la vida del otro; es aprender a decir “tú eres tú y yo soy yo”, sin perder individualidad y al mismo tiempo entendiendo la cooperación y la cofradía; porque “uno más uno, son tres”—en la pareja—; es decir, ella más él da como resultados “pareja”, y así poder lograr los sueños juntos e individuales.

Date espacio, dale espacio y sean felices por sí mismos, les aseguro que la aventura será magnifica.

Marco Antonio Meza-Flores

Teólogo y Psicoterapeuta G-J

 

 

 

 

Escrito porRRR

Marco Antonio Meza es un Presbítero y Psicoterapeuta Gestáltico-Junguiano, con Master en Psicología por la Atlantic International University (AIU), Licenciado en Teología por el Seminario Teológico Presbiteriano de México (STPS) y Lic. Psicología por la Universidad Tamaulipeca (UT).

Diplomado en Psicología Clínica (UT); Tanatología (STPS); Conflictología y Sexualidad; Mundos juveniles por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Escritor internacional de artículos y libros entre los que destacan: 

Baúl de Tiliches

Diario de un desahuciado 

Diálogos en pareja Para una convivencia mejor

Pensadores de la psicología: Psicoanaistas

 Qué, cómo, cuándo, dónde y por qué

50 respuestas 

Entre amigos

Subiendo juntos al monte

De Canah Editorial: 

Principios de doctrina de Ginter.

Compilador De amor, miedo y otras perversiones

Padre de todos... Padre nuestro

y ha participado en "Dioses cortos y otros cuentos" de la editorial ALJA y "Para Chavos" del Faro.