EL COVID ES REAL Y DOLOROSO, AFIRMA ALCALDESA MAKI ORTIZ

REYNOSA, TAM.- Es preciso tomar conciencia de la gravedad del COVID 19, es real y es una enfermedad que mata en una forma dolorosa, en soledad y con asfixia; la gente necesita saber que tenemos que cuidarnos porque todavía no se aplana la curva de contagio; además le pedimos a todas las empresas, la maquila y a todos los negocios, hospitales, que cumplan con los lineamientos sanitarios para evitar contagios.

La Presidente municipal de Reynosa, Dra. Maki Esther Ortiz Domínguez, señaló que es preciso que la población tome conciencia que no debe bajar la guardia y usar cubrebocas en caso de salir de su casa, así como guardar la sana distancia, pues se ha visto en algunos negocios que dejan entrar a más del 25% de clientes y no usan cubrebocas o gel anti bacterial, lo cual también es un factor del incremento en casos de esta enfermedad.

Agradeció a los medios de comunicación, la gran labor de realizan por difundir las medidas sanitarias que debe aplicar la sociedad reynosense para evitar contagiarse de COVID, lo que dijo, será reforzado para que la población sepa de la gravedad del coronavirus que es una realidad y mata en una forma dolorosa en soledad.

En los centros laborales o de negocios se debe de usar el termómetro cuando llegan sus empleados o clientes, el uso de cubrebocas, el gel y la sana distancia, para lo cual necesitamos el apoyo de todas las empresas. El gobierno de Reynosa, de la mano del gobierno estatal, apoyará la operación del doble no circula, asimismo en coordinación con la COEPRIS coadyuvará no para cerrar los negocios, ya que el municipio no tiene esa facultad, pero si en informar a la instancia estatal en caso de que estos comercios no cumplan las disposiciones para seguir funcionando en esta pandemia.

Destacó que Protección Civil y Tránsito, revisarán las áreas públicas y parques para evitar concentraciones de gente y que no se lleven a cabo las actividades deportivas; lo mismo gimnasios, bares y otros que no son esenciales, hasta que descienda el número de contagios.

La clave está en que el número de contagios no supere ni rebase la capacidad instalada de nuestros hospitales para atender esta enfermedad, señaló Ortiz Domínguez.